• pic
  • pic

Deseo

Tomo Azul

  • Diálogos

    El deseo del analista, entrevista a Florencia Dassen
    El deseo es la horma, entrevista a Fabián Naparstek
    Los objetos del deseo, entrevista a Oscar Zack
    Encendiendo el deseo, entrevista a Bruno de Halleux
    Actualidad clínica del deseo, charlando con Gabriela Basz, Esteban Klainer, Irene Kuperwajs, Gustavo Slatopolsky y Laura Valcarce
    Sobre el deseo y el amor, conversación con Oscar Ventura
    La disfuncion sexual y una oferta de la ciencia, entrevista a Sergio Pusarelli y Eduardo Derewicki de Boston Medical Group Argentina
    El deseo del analista es nuestra etica, entrevista a Éric Laurent

  • 2x10
    Dos preguntas, diez responden

    Elisa Alvarenga
    Lizbeth Ahumada
    Vilma Coccoz
    Serge Cottet
    Fabián Fajnwaks
    Daniel Millas
    Patricia Moraga
    Diana Paulozky
    Guy Trobas
    Luis Tudanca

  • 10x2
    Diez preguntas, dos responden

    Victoria Horne Reinoso
    Débora Nitzcaner

  • En diez líneas

    Autismo, Silvia Elena Tendlarz
    Adolescencia, Beatríz Udenio
    Anorexia, Nieves Soria
    Psicosis, Karina Millas
    Psicopatología, Elena Levy Yeyati
    Toxicomanía, Darío Galante
    Violencia, Graciela Ruiz
    Psicosomáticas, Vera Gorali
    Niños, Inés Ramirez

image

Fragmentos

  • “¿Cómo no dormirme? Lo demasiado articulado y justificado del obsesivo me aburre terriblemente. Si bien es cierto que el final de mi análisis me permitió despertar muchas de las curas que dirijo y como consecuencia ahora podría dejar de recibir niños, conservo un cuarto de mis analizantes pequeños porque me divierto con ellos”.
    — Bruno de Halleux
  • “… todo sistema clasificatorio funciona como una cama de Procusto: para hacer entrar lo singular del caso en una categoría, cualquiera que sea. Apuntar hacia lo singular consiste en pensar a un sujeto como subversión de una categoría, y no como una ilustración”.
    — Éric Laurent
  • “Todo el mundo está, en general, de acuerdo con eso: que hace bien lo singular. El problema es definir qué es lo singular, y que nosotros podamos justificar el por qué hace bien lo singular. Para mí no es tan claro”.
    — Fabián Naparstek
  • “En el consultorio es frecuente escuchar que los encuentros sexuales con la pareja son cada vez más espaciados. El imperativo de tener una sexualidad intensa, divertida y satisfactoria se impone hasta tal punto, que finalmente resulta inaccesible”.
    — Daniel Millas
  • “El desafío actual es que, sin renunciar a los principios de una cura, el analista esté presto a sorprenderse por síntomas que incluso rechazan al inconsciente. Entonces, firme en los principios analíticos pero flexible a lo nuevo de cada particularidad, el analista se hace causa, provoca y despierta siempre”.
    — Diana Paulozky
  • “En nuestros días, J.-A. Miller ha dado un paso más, al introducir el psicoanálisis en la política, asegurando así la existencia misma del psicoanálisis y sus condiciones de operación. El deseo del analista es también el deseo de transmisión del psicoanálisis, en intensión y en extensión: transmisión en la cura, en los controles y en la Escuela, por un lado; acción lacaniana en el mundo, por el otro”.
    — Elisa Alvarenga
  • “A cada uno le incumbe encontrar la manera de interpretar lo que no va en la época, lo que hace síntoma y ofrecer a los seres hablantes la posibilidad de otra opción que la que la civilización del empuje al goce en la que vivimos brinda, con las falsas soluciones de las neurociencias y de las psicoterapias.”
    — Fabián Fajnwaks
  • “… todo deseo es sexual en la medida en que su causa, el objeto a, es siempre sexual, al igual que el fantasma fundamental que lo capta.”
    — Guy Trobas
  • “La iteración del Uno sin cuerpo que lo caracteriza [al autismo], por acción de la forclusión del agujero no admite la falta, la relación con el Otro, ni la constitución de un objeto a que se vuelva causa del deseo.”
    — Silvia Elena Tendlarz
  • “La iteración del Uno sin cuerpo que lo caracteriza [al autismo], por acción de la forclusión del agujero no admite la falta, la relación con el Otro, ni la constitución de un objeto a que se vuelva causa del deseo.”
    — Silvia Elena Tendlarz
  • “… debemos dar más crédito a nuestros jóvenes, dejar nuestros pre-juicios de lado y aceptar que ellos eligen –subrayo este término- librar su propia batalla para no sucumbir ante estos embates del Otro contemporáneo.”
    — Beatríz Udenio
  • “El sujeto anoréxico, atrapado en este pseudo discurso, no consigue transformar el objeto alimentario en objeto oral, en una nada, por lo que sólo le queda el recurso de rechazarlo vez a vez. Le falta la función del a-peritivo, función paterna que se encuentra en el origen de la constitución del cuerpo simbólico.”
    — Nieves Soria
  • “La ironía indicaba -de una manera precisa- un saber sin Otro y, efectivamente, su vida estaba absolutamente dedicada a civilizar un goce que en el desencadenamiento de su enfermedad consistió en un deseo irrefrenable…”
    — Karina Millas
  • “Diversos son los modos de alienación a un discurso o de identificación a un Ideal que logre orientar la pregunta por el deseo en el sujeto. Al “¿Qué quieres?” se puede responder de muchas maneras”.
    — Elena Levy Yeyati
  • “Una de las grandes dificultades que encuentro en las consultas tiene que ver con el campo del amor. No hay amor para toda la vida, ni siquiera para hoy, para este rato.”
    — Gustavo Slatopolsky
  • “El amor puede ser, en relación al dispositivo, una inyección de vida que difícilmente pase por la interpretación si es que no hay una articulación a ese deseo como deseo del Otro.”
    — Gabriela Basz
  • “Me acuerdo cuando J.-A. Miller habló sobre la pornografía -que no son más que imágenes fantasmáticas-, decía que lo que uno encuentra en la clínica, el retorno de eso que está a un click de distancia, tiene que ver con la enorme dificultad de tener un fantasmita, aunque sea chiquitito, con el cual ir a un encuentro sexual.”
    — Esteban Klainer
  • “Ese es el punto que nos orienta, la incidencia que tiene sobre el goce, y no el fortalecimiento yoico o alguna cuestión sobre lo imaginario.”
    — Laura Valcarce
  • “Son distintas modalidades de obturar, por el lado del goce, la emergencia de deseo. Los gadgets serían los objetos que obturan. Lo que me cuesta, o, mejor dicho, a lo que me resisto es a la universalización de este fenómeno.”
    — Irene Kuperwajs
  • “La experiencia analítica resitúa para cada quién, el faro de sustrato real, del deseo, dando al velo su singular estatuto, así se antoje que sea el del pudor”.
    — Lizbeth Ahumada Janet
  • “El analista se aggiorna a lo que no funciona que es una de las definiciones que da Lacan de lo real. Y lo que no funciona es lo que no funciona para cada quién.”
    — Luis Tudanca
  • “Al no haber fórmula escrita de la relación sexual, sólo queda inventar. Hacer un análisis es despejar la lógica de cómo cada uno interpretó ese real.”
    — Patricia Moraga
  • “El psicoanálisis lacaniano se perfila como el único discurso que puede reconocer y propiciar las nuevas búsquedas de las mujeres que se saben ya por fuera de un conjunto universal, que han renunciado a la búsqueda del padre o a su otra cara, a su defenestración y a la reivindicación identitaria e igualitaria.”
    — Vilma Cocoz
  • “La única oferta que el psicoanálisis puede proponer es la de la palabra. Suponemos luego que ésta puede o no sorprender al sujeto, o sea, confrontarlo con su deseo como con los embrollos de su modo goce”.
    — Serge Cottet
  • “Para el analista, no se trata de su atención sino de su ser de goce llevado a su propia experiencia analizante, ya que en él también habita lo pulsional. Entonces se trata de que sea menos partenaire de lo imaginario para lograr estar más atento a los hallazgos y sorpresas por donde flotan los signos de un goce”.
    — Débora Nitzcaner
  • “El problema no es tanto cuánto se goza, sino cómo se goza ¿Quién puede oponerse al desarrollo del turismo, al acceso ilimitado a la información, o a la experiencia de ver películas en alta definición? Son solo ejemplos de la maximización del goce que ofrece la técnica a los consumidores.”
    — Darío Galante
  • “La mate porque era mía” no expresa una relación con la mujer modelada por la lógica del deseo. Se trata de la relación con un objeto que entra en el 'área narcisista de las pertenencias del sujeto', es un área propicia para los fenómenos de violencia. El sujeto reivindica pues el objeto que considera exigible por derecho”.
    — Graciela Ruiz
  • “El analista responde por resonancia inspirándose, por un lado en la posición femenina, por su afinidad con el misterio y el silencio, y por el otro, en la poesía, tan fuera del sentido como los fenómenos psicosomáticos y el sinthoma”.
    — Vera Gorali
  • “¿Qué desean los niños hoy? Cómo saberlo si el deseo no puede decirse y no tiene nada de natural”.
    — Inés Ramirez
  • “Está bien que haya una elaboración de la condición de la transferencia una vez salida de ella. Es la posibilidad de dar una vuelta sobre el rasgo que convenía al programa de goce de ese momento. Sería elaborar la posición analizante, cómo salió de ahí y a dónde llegó”.
    — Florencia Dassen
  • “Nos toca a nosotros pensar cómo hacer con estas demandas cada vez más numerosas que nos llegan, en las cuales nos piden un manual de instrucciones sobre cómo seguir gozando cuando algo se desanuda en el sujeto.”
    — Oscar Ventura
  • “Por eso el psicoanálisis va en contra de la modernidad, porque donde el sujeto moderno tiene una solución, nosotros decimos “yo te ofrezco un problema”. Parece mal negocio, pero no lo es.”
    — Oscar Zack